La escuela médica de Tokio admite haber cambiado durante años los resultados para excluir a las mujeres