Una serpiente gigante paraliza a todos los clientes de un restaurante en Japón