La sequía cambia la estampa de Galicia: Donde antes había ríos ahora solo hay tierra