La sequía amenaza la supervivencia de los ganaderos gallegos