Los 'selfies' en los museos, más protagonistas que los propios cuadros