Un potente seísmo de 8,5 a 150 kilómetros de Japón sacude Tokio