San Bartolomé, el santo que más baila en su procesión