Salir del armario, asignatura pendiente entre los deportistas