El consumo excesivo de sal incrementa un 25% el riesgo de sufrir obesidad