Un sacerdote español aislado en Liberia esperando que confirmen si tiene ébola