A ritmo de jazz, los Reyes celebran los 300 años de la fundación de Nueva Orleans