Un restaurante coloca una nevera en la calle para donar la comida que les sobra