El capitán del Prestige pone en duda la capacidad de España de garantizarle un juicio justo