Una 'rave' en una cámara frigorífica de Barcelona