La rápida actuación policial evita que una bebé de ocho semanas muera ahogada