Con una soga al cuello y la bandera de EEUU, denuncia la discriminación racial