Las puertas del Madrid Arena estaban cerradas y no dejaban salir a la gente