Se reduce casi a la mitad la presencia de prostitutas en las carreteras catalanas