Las procesiones miran al cielo