El misterio del atracador de una panadería barcelonesa que murió por asfixia