Once horas ha durado el desafío del preso en el tejado de la cárcel de Barcelona