La precariedad, principal clave para explicar la crisis de población