Popeye, de perro callejero a cliente 'gourmet' en los restaurantes de Los Ángeles