El polígono barcelonés de Rubí, un circuito de carreras ilegales