Un pedido racista en una pizzería de Asturias enciende las redes sociales