Un piropo que desemboca en una brutal paliza