Ante el juez, el pirómano de Mallorca que observaba cómo apagaban sus incendios