El riesgo medioambiental que esconde apilar piedras en las playas