La vecina que denunció a la pianista oía el piano hasta cuando ya no tenía el instrumento