Unas 90 personas dependientes mueren al día en España sin haber recibido la ayuda