Un perro con vocación de conductor no deja de tocar el claxon para que su dueño regrese