Los peritos de Spanair insisten en que fueron los pilotos los que configuraron mal el avión