Una pista de patinaje con 5.000 peces congelados desata la polémica en Japón