Pocas posibilidades de encontrar con vida a los 50 inmigrantes de una patera hundida en Alborán