Terror entre los turistas que intentan cruzar una pasarela de cristal de 300 metros de alto