Las parejas españolas, con la esperanza al otro lado del Cantábrico