Se salvó de los paramilitares de Colombia, pero no de su marido