¿Pudo haber un móvil sexual en el crimen de Susqueda?