Un orangután, una castaña, un vaso y... ¡a partirse de risa!