Una ola de calor invade la península