Una visita al odontólogo nos puede salvar de un infarto o derrame cerebral