Una obsesión le lleva a inyectarse aceite de cocina en la cara