La sesión de fotos de la novia termina con su muerte ahogada en un río