Los niños de San Ildefonso, listos