La foto de la polémica: "No te preocupes, mamá, yo me encargo"