Muere con dos años después de que su padre lo dejara durante ocho horas en el coche