Un niño con enfermedad terminal logra cumplir uno de sus grandes sueños