Una niña vive cinco años con un agujero en el corazón