La nieve sepulta estaciones y viviendas en plena primavera