La nieve obliga a usar cadenas en una veintena de puertos